La forma de espaciar las comidas durante el transcurso del día puede no marcar una gran diferencia en el en cuanto al consumo de calorías se refiere, pero si tiene enormes implicaciones en el rendimiento de tu entrenamiento. No solo alimentar ineficazmente tu cuerpo puede dificultar enormemente tu rendimiento en el gimnasio, sino que además comer demasiado antes de comenzar con las rutinas de ejercicios puede interferir con tus objetivos. Cuando se trata de comer antes de hacer ejercicio, todo es cuestión de cronometrar el tiempo que ha pasado entre ambos.

No importa a qué hora del día elijas ejercitarte, asegúrate de planificar tu entrenamiento dos o tres horas después de la comida

Ir al gimnasio con demasiada comida en el estómago justo antes de hacer ejercicio te hará sentir lento y puede provocar molestias estomacales. Lo último que deseas es que tus hábitos de entrenamiento obstaculicen el proceso de tú digestión.

Si han pasado algunas horas desde tu última comida, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que debes comer un pequeño refrigerio una hora antes de tu entrenamiento para alimentar adecuadamente tu cuerpo. Una combinación de hidratos de carbono y un poco de proteína (menos de 200 calorías), hará el truco.

Prueba algunos de estos 3 refrigerios saludables antes del entrenamiento para obtener inspiración:

Fruta y avena: Para una carrera larga o un entrenamiento intenso, necesitas el combustible adecuado para mantener tu energía. Un pequeño tazón de avena normal (no del tipo envasado), un poco de edulcorante (como el chocolate negro) y un plátano rebanado te mantendrán lleno y listo para empezar.

 

Mezcla de frutos secos: Los frutos secos es el aperitivo definitivo, pero asegúrate de elegir sabiamente tu mezcla. Una bolsa de frutos secos comprada en una tienda puede incluir demasiada sal y conservantes como para que sea beneficiosa para tus objetivos. Intente hacer los tuyos con frutas secas, nueces y semillas para obtener la combinación adecuada para alimentar tu cuerpo antes del entrenamiento.

 

Yogur griego: Agregar cereal, granola o fruta a tu yogur griego le brinda a tu merienda un crujido satisfactorio y una dosis muy necesaria de carbohidratos para su entrenamiento.

«Si vas a hacer una sesión de entrenamiento temprano, recuerda que hacer ejercicio con el estómago vacío, incluso cuando te despiertas por primera vez no es lo ideal. Puede ser difícil comer a primera hora de la mañana, pero alimentar a tu cuerpo con nutrientes adecuados es esencial para tu entrenamiento.»»

-Julio Rodríguez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Conversemos!

contacto@juliorodriguez.live

Copyright 2021 Julio Rodríguez. All Rights Reserved.

Contactar
¿Necesitas ayuda?